28 de Marzo por Lucía Bujalance

En el segundo dia, nos levantamos pronto, suuuuper cansados, pero con ganas. Primero nos montamos en bus para irnos al ferry que va directamente a la Isla, y ya después cuando llegamos, estuvimos andando horas. A la vuelta nos recogió un auto donde ya pudimos volver tranquilamente. Ya cuando volvimos montamos otra vez en el ferry, y nos mareamos…. No quiero ni contar.Finalmente cuando llegamos nos duchamos y cenamos, y caímos en la cama rendiditos.