Halloween

Llevamos días decorando nuestra clase de Halloween y por fin llegó la fiesta.

Nuestros disfraces eran terroríficos y hemos podido mostrarlos orgullosos en el desfile de la nave.

Al llegar a clase nos esperaba una manualidad de fantasmas con pintura de dedos y después del recreo, lo que más nos gusta, cocinar. Y por el día en el que estamos no podía ser más que una receta de miedo «dedos de zombi».

Ha sido muy divertido hacerlos, pero más divertido comerlos manchados con sangre de ketchup.